INAU Río Negro innova en su modalidad de trabajo

La organización La Barca, con 29 años de experiencia acumulada, capacitó a los funcionarios de INAU Río Negro en una nueva forma de trabajo, respaldada por la utilización de un software que busca mejorar la gestión. El proyecto es apoyado por UNICEF y Fundación UPM.
 
Antidestino, tal como se denomina el proyecto, surge ante la inquietud de la jefatura de INAU Río Negro de incorporar herramientas tecnológicas que mejoren la gestión de los centros. El apoyo de La Barca a la Dirección Departamental de INAU Río Negro consistió en la introducción de una nueva forma de trabajo que es respaldada por la instalación de un software. El equipo de La Barca realizó siete capacitaciones presenciales a las que asistieron un promedio de 70 funcionarios de INAU. “La participación ha sido prácticamente del 100% de los funcionarios”, expresa el coordinador regional de La Barca, Gonzalo Soria, muy satisfecho con el interés y el entusiasmo con el cual se recibió la capacitación.
 
Paola Alberdi es referente del equipo de acogimiento familiar que atiende a niños y adolescentes de 0 a 17 años insertos en modalidad de familia y, a su vez, se desempeña como maestra en el Hogar femenino de Fray Bentos. Alberdi no duda en afirmar que “la capacitación fue fantástica, le llegó a todos los funcionarios; se notaba que había ambiente”. Por ejemplo, señala que en el Hogar de varones todos los funcionarios se reunían a leer el material brindado por La Barca, y en 36 años no habían logrado reunir a todos los funcionarios para hacer una reunión. La clave para lograrlo, según ella, se basa en que la teoría estaba apoyada en casos prácticos que tenían en la ONG en Montevideo. “El trabajo con casos de niños en contexto familiar con seguimiento real nos dio un montón de insumos para trabajar”, destaca Alberdi.
 
La innovación en la modalidad de trabajo de INAU radica en que se le designe un referente particular que le realice un seguimiento en el área educativo, de salud, vestimenta e inclusive a nivel familiar a cada niño o adolescente. “El objetivo es crear un vínculo entre la adolescente y el funcionario”, señala Eva Zapata, encargada de  dirección del Hogar Femenino de Fray Bentos, uno de los ocho centros de INAU que participaron en esta capacitación.
 
En paralelo al trabajo de los referentes, se va construyendo la historia de vida de cada uno según los registros de todos los técnicos, desde lo psicológico hasta lo familiar. “Como referente de un niño adquirís mucho conocimiento que te permite completar los ítems del software que justamente fue armado con esta experiencia de trabajo. Son años de trabajo (de La Barca) que los ponen al servicio de los niños de Río Negro”, resalta Alberdi.
 
En lo inmediato la utilización de este software permite centralizar la información disponible y facilitar el control administrativo. En tanto, en el mediano plazo los indicadores del programa facilitan la fijación de los objetivos a trabajar el año próximo, mientras que en el largo plazo, el nuevo software hace posible observar todo el proceso de cada niño o adolescente que transitó por INAU. Actualmente, los funcionarios ya están en la etapa práctica de ingresar los datos de cada menor al sistema, acompañados por personal de La Barca que visitan los centros para ayudarlos la implementación del software.