Fundación UPM aporta el primer simulador de vehículos pesados de Uruguay

 

​El Referente Agrovial de UTU, David Arispe, viajó a España a reconocer el simulador de vehículos pesados adquirido por Fundación UPM en el marco del Plan de Formación Profesional de Choferes y visitó algunos centros de capacitación de conductores.


El Plan de Formación Profesional de Choferes surgió de un convenio firmado entre Fundación UPM, CETP-UTU, la Intergremial de Transporte Profesional de Carga (ITPC), el sindicato único de transportistas (Sutcra) y el Ministerio de Transporte y Obras Públicas; y fue recientemente aprobado por el Poder Ejecutivo y firmado por el presidente José Mujica. En este marco, Fundación UPM colabora con la implementación y compra de un simulador móvil de última generación.

Designado por la Fundación, el Maestro Técnico en mecánica automotriz, quien se desempeña como Referente Agrovial de UTU, David Arispe, viajó a España a conocer el funcionamiento del simulador y la formación que reciben los choferes en aquel país. En este sentido, Arispe destacó que lo más positivo del viaje fue la visita a otros centros de capacitación: “En España es imprescindible realizar cursos para conducir vehículos de carga, hay una gran profesionalización”. En cambio, hoy en Uruguay no se exige ninguna formación para convertirse en conductor de carga. “Lo único que los choferes tienen de profesional es el nombre en la libreta”, puntualiza Arispe.

Este comienzo de la profesionalización de los conductores de carga, Arispe lo considera un hito en la historia de nuestro país: “Esto es histórico, así como en 1904 mandaron a un grupo de docentes a estudiar mecánica automotriz a Francia. Ahora no lo vemos, pero es histórico”, resaltó.

El simulador es una herramienta clave en la formación ya que le permite recrear escenas de la vida real pero sin ningún tipo de riesgo. La importancia, según señala Arispe, consiste en que “el error es parte del proceso de aprendizaje, el problema es cometer un error en un camión cargado a 80 km por hora en una ruta”.

El simulador es como una cabina de camión con cuatro pantallas en donde se pueden representar todos los escenarios de manejo posibles como las condiciones climáticas, el estado del piso, la velocidad, etc. Tanto es así, que “en 20 minutos se recrea el estrés de 8 horas”, afirma Arispe. “El conductor va en una ruta y el instructor le agrega componentes de dificultad como una rueda pinchada o disminuye la presión de aire y debe darse cuenta”, explica.  

La gran ventaja de este simulador es que se puede trasladar a todos los rincones del país, ya que viene instalado en un contenedor. “Necesita sólo un toma corriente para funcionar. Eso es relevante porque las personas que van a recibir el curso son mayoritariamente del interior del país”, expresa Arispe.

Este programa de capacitación de choferes de carga, dirigido tanto a choferes en actividad como a nuevos conductores, contribuirá a mejorar la seguridad en las rutas uruguayas así como las condiciones laborales de los conductores.

Actualmente el simulador llegó a Uruguay y próximamente UTU realizará el llamado de docentes para formar el equipo que impartirá los cursos.

 

 





Bookmark and Share