Comunidades rurales empoderadas

Pensar en los problemas de la zona”, “trabajar en conjunto” y “generar capacidades locales” son los tres planteos que desencadenaron los talleres comunitarios organizados por Fundación UPM en pueblos rurales de Paysandú. Como resultado de este primer ciclo de talleres, se cristalizaron proyectos que surgen de necesidades comunes de los pobladores de esta zona.       

“La gente de la zona está muy animada”, comenta Jesús Romero, encargado de la Junta Local de Lorenzo Geyres acerca del ambiente que se vive en el pueblo luego de los talleres comunitarios implementados por Fundación UPM. Los vecinos de estas comunidades ubicadas a más de 35 km al norte de Paysandú; El Eucaliptus, Federación, Lorenzo Geyres, Araujo y Queguayar, están movilizados a trabajar por su pueblo. Con el apoyo de los integrantes de la oficina regional de UPM Forestal Oriental, los referentes  de estas localidades fueron invitados en dos ocasiones a trabajar en forma grupal para identificar futuros proyectos, a través de la visualización de las necesidades, oportunidades y fortalezas de sus comunidades. “Estas instancias han excedido nuestras expectativas. Los referentes locales nos esperan con mucho entusiasmo, tienen ganas de ser escuchados y recibir un impulso para poder hacer cosas por su pueblo”, comenta la Lic. María José Cuevas, coordinadora de Fundación UPM. En las palabras de los propios vecinos estos talleres han motivado a seguir trabajando para levantar las limitantes de sus comunidades, con la confianza puesta en ellos. “Nos dieron el empuje que necesitamos para seguir adelante”, cuenta con entusiasmo Wilson Fagúndez acerca del proyecto de solicitar la apertura del primer centro CAIF en Lorenzo Geyres. En localidades aún más pequeñas, como El Eucaliptus, estas visitas han significado aún más. “En un paraje alejado como éste, ubicado en el interior rural, hace falta gente que mueva, que impulse”, expresa Néstor López.


Inspirados en la filosofía de Fundación UPM de desarrollar actividades en conjunto con actores sociales, uno de los puntos clave de los talleres es la apertura al diálogo y al trabajo con otros. Por un lado, es una oportunidad de tener un vínculo más estrecho entre la empresa y la comunidad. Tal como explica Oscar Trindade, referente regional de UPM Forestal Oriental, “llegamos con la Fundación al seno de las comunidades, a través de los referentes vecinales, quienes nos ayudan a conocerlas de forma directa”.
Pero esencialmente, se trabaja sobre los vínculos para reforzar la participación social. Uno de los vecinos que participó del taller, Álvaro Artía –un productor de Paso de los Carros- destaca que uno de los principales aportes de los talleres es que “hacen juntar a los vecinos, cosa que nos cuesta un poco, y plantearnos los problemas de la zona”. Luego resume el propósito de su participación así: “la idea es agruparnos y sacar un proyecto en conjunto”. Otro de los vecinos que compartió estas instancias, José Giarsello, cree que el valor de los talleres está en fomentar una mirada integral a la comunidad que trascienda los intereses de cada institución. “Nos ayuda a salir de iniciativas individuales para pensar en conjunto”, explica.  


En los segundos talleres se trabajan los ítems necesarios de un proyecto utilizando de ejemplo las mismas ideas que traen los vecinos. A medida que avanza la reunión ese boceto se va nutriendo del propio intercambio de los participantes, quienes guiados por el formulario de aplicación de Fundación UPM, comprenden cómo debe ser elaborado un proyecto comunitario. “Ese diálogo que surge en las reuniones permite bajar a tierra los proyectos; algunos que en la primer reunión no tenían mucho sustento, después de los talleres fueron mejorando hasta ser presentados a la Fundación”, reflexiona Trindade.


Desde la voz de los vecinos se valora mucho que la zona cuente con las herramientas necesarias para presentarse en busca de apoyo tanto ante la Fundación como otras organizaciones. “Nos sirvió mucho para generar capacidades locales para hacer proyectos. Muchas organizaciones tienen proyectos pero no saben cómo hacerlos creíbles y sustentables”, destaca Giarsello. Así, encontraron en los talleres de la Fundación “una pauta de los caminos que se deben transitar para ser creíble ante una organización”.     


Ese aprendizaje lo pusieron rápidamente en práctica para presentar su proyecto a Fundación UPM. A partir de estos talleres y del vínculo más cercano con los líderes locales, dos propuestas ya fueron analizadas y aprobadas en la última reunión del Consejo de Administración.  Durante este año y el próximo se proyecta realizar 16 talleres con esta metodología en pueblos rurales de la zona de influencia en conjunto con las oficinas regionales de UPM Forestal Oriental. La realización de estos talleres responde a una priorización de las pequeñas comunidades, en el marco de la estrategia de trabajo definida en 2011 por Fundación UPM.



Bookmark and Share